Imprimir esta página
Jueves, 13 Junio 2019

Jóvenes pidieron los Dones del Espíritu Santo en Vigilia de Pentecostés

Bajo el lema “Nadie puede decir: Jesús es Señor, sino en el Espíritu Santo”, se celebró la Solemnidad de Pentecostés en el CEST, el pasado 08 de junio en el gimnasio de Sede Sur. Esta fiesta nos recuerda la venida del Espíritu Santo, prometido por Jesús a los apóstoles, y el nacimiento de la Iglesia católica.   En este encuentro participaron gran cantidad de adultos y jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano, cuyo objetivo fue vivir una experiencia de comunión y fraternidad entre las personas de las distintas expresiones asociativas del Colegio.

La celebración se enmarcó en textos de San Pablo, apóstol, quien mediante cartas animaba a las diversas comunidades que iba formando y les instruía en el amor a Jesús, los animaba a perseverar en la fe y en la buena conducta que debe tener un cristiano.  

A cada grupo, que se formó para la reflexión, se le entregó un pergamino cerrado, con la palabra de Pablo hoy, quien expresa que la buena noticia que predicó no es cosa de los hombres, porque no la recibió ni aprendió de ningún hombre, sino por revelación de Jesucristo.

A partir de este mensaje, los integrantes de cada grupo compartieron sus opiniones y experiencias a partir de las preguntas ¿Quiénes están llamados a compartir la fe? ¿qué decimos cuando hablamos de Dios? ¿Qué hay que hacer antes de hablar de Jesús?

Posteriormente se compartieron las respuestas en un plenario, donde se concluyó que hacer este camino de preparación como comunidad nos invita a fortalecer la fe como lo hicieron los primeros discípulos, quienes oraban y se reunían con un mismo espíritu en el Señor Jesús.

La celebración culminó con el envío del Espíritu Santo, realizado por padre Eduard Rojas, quien invocó su Presencia, presentando los dones temor de Dios, piedad, fortaleza, conocimiento, entendimiento, consejo y sabiduría con una llama de fuego, llevada acia adelante por un grupo de jóvenes.

El Espíritu Santo es enviado a nuestras vidas para que demos frutos abundantes.   Con esta invocación, padre Eduard impuso las manos y bendijo a los jóvenes que pidieron un don para sus vidas. Seguidamente, se impartió la bendición final.

Vigilia de Pentecostés 2019

Visto 355 veces