Imprimir esta página
Martes, 23 Abril 2019

¡Cristo Resucitó! Aleluya, Aleluya

Como es tradición en el Centro Educativo Salesianos Talca, se celebró la Pascua de Resurrección el lunes 22 de abril, con un Buenos Días especial en Sede Norte y Sede Sur. La liturgia se dio inicio con la alegre frase que dice ¡Cristo Resucitó!, aludiendo a este maravilloso tiempo de fiesta que la Iglesia renueva cada año al celebrar la Resurrección de Jesús.

El padre Pedro Pablo Cuello, en Sede Sur, transmitió a los alumnos la alegría de la resurrección, manifestando que Jesús no se quedó en el sepulcro, sino que resucitó para quedarse con nosotros.   Explicó que la Vigilia Pascual, celebrada el sábado 20 de abril en la noche, deja dos signos que se mantienen en este tiempo de pascua: la luz que ilumina y el agua que renueva nuestra vida y compromiso cristiano. “Jesús es luz y nos invita a ser luz también a nosotros, ser luz para los demás, una luz que sirve para iluminar, sobre todo aquellos lugares donde hay oscuridad”.

El otro signo que nos ha quedado de esta Semana Santa es el agua, “agua que purifica, que limpia, que renueva y que alimenta, el agua que hemos recibido por el bautismo, hoy la recibimos para purificar nuestra vida interior”, puntualizó padre Pedro.

El padre Eduard Rojas, en Sede Norte, dijo que Cristo se hace presente en medio de toda la comunidad, y su presencia vence los miedos, las inseguridades, y al vencer todos los temores, nos trae alegría, la certeza de que permanece con nosotros siempre.

El Cirio Pascual es el gran signo de la resurrección, y fue colocado en el centro del gimnasio para que los alumnos, profesores y asistentes de la educación presenciaran este hecho que marcó la historia del mundo. El Cirio fue bendecido porque es la luz de Cristo que resucita glorioso y disipa las tinieblas del corazón del hombre.   Ambos sacerdotes signaron el cirio de la misma forma que lo hicieron la noche del sábado; las palabras nos recuerdan el sentido de la muerte y la resurrección del Señor, alfa y omega, principio y fin de la historia de la humanidad.

La Luz de Cristo fue entregada a los alumnos delegados de pastoral, para que ellos la transmitan a sus compañeros y amigos. La celebración finalizó con la bendición e invitación a llevar la luz de Cristo Resucitado a los hogares, amigos, vecinos, y a todos los que necesiten su luz.  El año 2019, se hizo particularmente alegre, con la presentación de la Banda de Honor, después de la liturgia de resurrección, y después celebrar con niños y jóvenes en un ambiente deportivo y de recreación en el primer bloque de la mañana.

Todos los años, alumnos, profesores y asistentes de la educación reciben de regalo un ‘pan de huevo en forma de conejo de pascua’, como una forma de compartir la alegría salesiana; pan que es distribuido en los cursos durante la mañana del lunes de resurrección.

La Iglesia celebra el Tiempo Pascual hasta la manifestación del Espíritu Santo en Pentecostés.

Visto 388 veces